The Killers y su nuevo album Imploding the Mirage

The Killers y su nuevo album Imploding the Mirage

Liderados por el exquisito brío de Brandon Flowers, la banda de Las Vegas regresa con uno de sus mejores álbumes, sino, el mejor. En una colección maravillosamente absurda de gemas del synth-rock e himnos de la arena.

Incluso en una época en la que se han producido muy pocas grandes bandas de rock en el mundo, The Killers son una anomalía. Son uno de los actos de mayor éxito comercial del siglo XXI, pero su música, una astuta mezcla de pop, heartland rock y new wave, no encaja en ninguna escena o género y de allí proviene su encanto.

Sus álbumes contienen destellos incongruentes de Duran Duran y Bruce Springsteen en una medida relativamente igual, junto con aditivos tan gratificantes que hay una sensación casi Weezer de "¿están hablando en serio o esto es una ironía, o ambos?". 

En el panorama pop, The Killers es un caso atípico y abrumadoramente normal.

El arma secreta de la banda es su mezcla de ganchos pop e himnos conmovedores, gran parte de los cuales se deben al líder Brandon Flowers (por cierto, hombre de familia mormón), quien, a pesar del éxito del grupo, es uno de los cantantes y compositores más subestimados que trabajan hoy. 

Los músicos principales de este nuevo material son Flowers y el baterista Ronnie Vannucci con los nuevos co-productores Shawn Everett y Jonathan Rado, con quien co-escribieron la mayoría de las canciones y tocando en todas ellas.

Las canciones en sí son The Killers vintage, a menudo comienzan en silencio pero conducen inexorablemente a esos coros anhelantes y de múltiples capas que Flowers hace tan bien, perfectos para cantar emotivamente. 

Las 10 canciones del álbum pasan rápidamente a un ritmo constante y eficiente, pero nunca superan la canción de bienvenida.