Amor Amarillo: Una Ventana al Corazón de Gustavo Cerati

Amor Amarillo: Una Ventana al Corazón de Gustavo Cerati

Es muy difícil discutir la teoría de que Soda Stereo era el grupo de rock más famoso de los años 90 en toda Latinoamérica. En todo caso, es más fácil debatir sobre el momento preciso donde la banda se quebró y cada uno se fue por su lado. La piedra angular, el comienzo del fin, fue la ida de Gustavo Cerati de Argentina cuando el grupo no estaba separado.

Cansado del estrés que significaba ser la estrella máxima de la música en su país y siguiendo su romance entregado con Cecilia Amenábar decidió hacer maletas y mudarse a Santiago de Chile, ciudad de su mujer. La motivación de irse se complementó con el embarazo de Cecilia y la facilidad para instalarse en Chile. 

Aqui Gustavo armó el Estudio Ámbar, en un departamento de Providencia, y empezó a gestar todo lo que pasaba por su mente de una manera muy original: canciones que distaban bastante de lo que Soda venía haciendo y por lo tanto, lo que todos esperaban de él. Los temas iban desarrollándose según la evolución del nacimiento de Benito Cerati, su primogénito.

Es así, que el nombre de su primer album solista "amor amarillo" viene de unas pequeñas piedras amarillas que la pareja se encontró en las playas de Los Roques en Venezuela, durante un descanso de la gira Dynamo de Soda Stereo. El descubrimiento, adornado por el paraíso tropical, le dio la idea a Gustavo de crear un disco dedicado al sol, y al color que para él representó siempre el amor. Un trabajo inolvidable que marcó el devenir artístico de uno de los más grandes músicos salidos de la Argentina.